Empezamos con la domótica en casa

Mucho tiempo ha pasado desde la última vez que me dejé caer por estos lares y la verdad que por falta de ganas no ha sido, pero la parte buena es que he trasteado mucho y es hora de abrir una nueva sección, esta vez dedicada a la Domótica en Casa.

Los que me conocen saben que siempre me ha gustado todo lo relacionado con la domótica, automatizaciones y cacharrería en general. Empecé hace años usando sólo tasker en el móvil y ya me parecía un avance considerable, pero poco a poco y con lo rápido que avanzan las tecnologías, Tasker es ahora casi un pequeño extra a todo el ecosistema que estoy montando. 

Domótica. Nada nuevo al frente

La domótica realmente lleva muchos años con nosotros, y seguro que muchos recordaréis aquellas luces que tan de moda se pusieron (entre la gente de bien de aquella época) que se encendían dando palmadas, y que en el fondo no era mas que un “enchufe inteligente”.

Luego vinieron las persianas y toldos automáticos, puertas, ventanas y un sinfín de cosas que, si teníamos dinero (mucho dinero), podríamos automatizar. Pero de un tiempo a esta parte han cambiado las cosas y ahora poder automatizar y domotizar gran parte de nuestra casa está al alcance de todos en cuanto a inversión se refiere y de casi todos en cuanto a complejidad de puesta en marcha, pero para esto último estamos aquí, para enseñaros a domotizar, automatizar y, por qué no, añadir un extra de seguridad a nuestra casa.

El Boom de los dispositivos inteligentes

Philips, Xiaomi, Ikea, Belkin, Sonoff, TPLink, DLink, Shelly, Nest… Interruptores, bombillas, motores de persianas, mandos IR, pulsadores, sensores de movimiento, temperatura… ¿Continúo?. 

Sí, todas estas marcas (y son sólo una pequeña muestra) hacen dispositivos inteligentes que podemos conectar mediante WiFi, Zigbee o Bluetooth para poder controlarlos de forma remota. Pero esta gran variedad de opciones trae consigo un gran inconveniente: cada marca hace uso de su propia aplicación, por lo que tenemos 2 opciones: o nos atamos a una marca (cosa que no siempre es factible ya que no todas las marcas ofrecen todos los tipos de dispositivos) o estamos dispuestos a usar diferentes aplicaciones para automatizar nuestra casa.

Bueno, en realidad vamos a ver 2 alternativas más.

Google Home, Amazon Echo, Apple HomeKit, SmartLife…

Seguro que todos conocéis Google Home (o Google Assistant), Amazon Echo (o Alexa) o HomeKit (no sé si es Siri ya que no lo he probado), y seguro que todos sabéis que usando esos asistentes podemos controlar una gran cantidad de dispositivos de los que he mencionado antes, y es que estas compañías han visto en ese caos de cacharros y marcas un extra enorme para dar un empujón a sus asistentes personales.

Esta sería la 3ª opción para gestionar nuestra casa domótica, integrar todos nuestros dispositivos inteligentes en una de esas Apps/servicios (hay más que esas 3, pero he nombrado las seguramente más conocidas), pero tiene también un “pequeño” inconveniente: estaremos usando continuamente los servidores de dichas empresas (además de los de las propias marcas de los dispositivos), cosa que no a todo el mundo le hace gracia. Así que vamos a ver la última opción que propondremos hoy, y que es la que ha dado lugar a esta nueva sección.

Home Assistant. Viva el OpenSource

Sí, damos y caballeras, estamos hablando de un sistema OpenSource que le da no mil, sino millones de vueltas a servicios como Google Home, Alexa y demás, y es que gracias a Home Assistant podremos controlar nuestra casa, tengamos los dispositivos que tengamos, desde un único lugar y con un nivel de personalización, gestión y control exageradamente grande.

Al igual que las aplicaciones de Google Home o Alexa, Home Assistant nos permite integrar en un único lugar una inmensa cantidad de dispositivos y marcas, que va creciendo a cada actualización, y la principal diferencia es que todo ese ecosistema lo podemos montar en una Raspberry (o un PC, NUC, NAS…) y no usaremos ninguna nube ni servicio de terceros para esa gestión.

OJO: En algún momento sí necesitaremos hacer uso de servidores de terceros, por ejemplo para notificaciones si usamos Telegram, o si sincronizamos nuestro Gateway de Xiaomi que usamos para los dispositivos Zigbee de esa marca, aunque hay alternativas para que se quede todo en casa que iremos viendo poco a poco.

Nota del redactor

Y para que os hagáis una idea de a qué me refiero cuando digo que Home Assistant le da millones de vueltas al resto, aquí tenéis algunas capturas:

Google Home

Es acceso es por aplicación, teniendo una vista principal con todas las estancias (primera foto), y podemos activar/desactivar los dispositivos o grupos enteros, pero para interactuar con elementos dentro de grupos debemos entrar primero a ese grupo y luego actuar sobre el dispositivo que queremos (segunda y tercera foto), lo que es un poco tedioso.

Podemos crear diferentes grupos y añadir a ellos los dispositivos que queramos, pero por ejemplo no podemos apagar una estancia entera, sino sus grupos y dispositivos uno a uno.

Alexa

El acceso es por aplicación, igual que Google Home, y la gestión es similar, aunque a las estancias se les llama Grupos. La diferencia es que aquí no podemos activar/desactivar elementos individuales de una estancia directamente, sino que se agrupan por tipo de dispositovo (luces, enchufes, etc), por lo que apagamos el grupo (o conjunto) entero (casi al revés que con Google Home). Lo que si accedemos a esa estancia ya nos desglosa los grupos (conjuntos) y podemos actuar en elementos individuales. Aún así, sigue siendo algo tedioso.

Home Assistant

Aquí tenemos acceso tanto desde el móvil como vía web, y es ésta última funcionalidad la que le da un extra bestial. Como vemos podemos ver de un vistazo todo lo que tenemos, su estado y actuar sobre grupos enteros o dispositivos individuales desde el mismo lugar. Arriba podéis ver las estancias (la lista de iconos), que podemos crear las que queramos y organizarlas como mejor nos convenga.

Además, todas esas tarjetas son totalmente personalizables, por lo que podemos añadir o no el botón de encendido/apagado de todos los dispositivos de esa tarjeta, podemos agrupar diferentes tipos de dispositivos, crear diferentes tipos de visualizaciones (como las gráficas que se ven en la 4ª foto o la tarjeta de la lavadora de la 5ª foto), y un largo etc.

Otro punto extra es que aquí podemos integrar más dispositivos y sensores que en las otras dos, ya que está pensado también como sistema de seguridad y vigilancia. Por ejemplo los sensores de temperatura, puertas y ventanas o movimiento que tengo integrados en Home Assistant no los puedo añadir a Google Home o Alexa

Rutinas VS Automatizaciones

Tanto las Apps de Google y de Amazon permiten crear rutinas (y que son muy útiles, todo hay que decirlo) pero se quedan muy cortas frente a las automatizaciones que permite hacer Home Assistant. Aunque siendo sinceros, las dos primeras están pensadas como asistente personal “por voz”, mientras que Home Assistant está pensado para un sistema domótico integral.

Los Triggers de Home Assistant serían como los «When I say» de Google Home y Alexa, pero pudiendo elegir entre un número enorme de opciones.

Por ejemplo, con Home Assistant podemos hacer que se enciendan las lámparas de casa cuando lleguemos, cuando se abra la puerta o cuando un sensor de movimiento nos detecte, o podemos hacer que nos envíe un mensaje si se abre la puerta y no estamos en casa. De la misma manera, podemos hacer que si empieza a llover se pliegue el toldo, o que si la temperatura de la casa es mayor a XºC, se cierren las persianas.

Con las rutinas de Google y Alexa podemos subir y bajar las persianas con la voz, cierto… Pero con Home Assistant también.

Resumen

Con todo esto sólo quería hacer una pequeña introducción a lo que veremos en los próximos artículos, ya que serán una mini guía paso a paso para montar nuestro sistema de Home Assistant en casa e ir añadiendo poco a poco dispositivos, así como daros algunas ideas de qué podéis hacer. Y todo esto sin desmerecer a Google Home, Alexa o similares, más que nada porque juegan en otra liga (no mejor o peor, simplemente diferente).

Así que si os interesa, estad atentos porque en un próximo artículo veremos cómo instalar Home Assistant en nuestra Raspberry. Os dejamos con un ejemplo de alarma:

Hasta el siguiente artículo

¡Sé el primero en compartir este artículo!