RealDroidES

Los coches voladores ya no son ciencia ficción (casi)

Ehang 184

Cuando piensas en los coches de las películas de ciencia ficción ¿que dos características te vienen a la cabeza? Seguramente una es que se conducen solos. La otra es que vuelan.

Tengo pendiente dedicarle más de un artículo a los vehículos autónomos. Esos que en muchas películas son parte de la escena de acción donde el audaz conductor debe tomar el volante porque será más hábil que el sistema inteligente que guía el vehículo.

Pero aunque todavía no hemos llegado a ese punto (y si no que se lo digan a los de Phantom AI que se estrellaron en plena demostración cuando el vehículo no consiguió frenar a tiempo para evitar a otro coche, aunque seguramente un conductor humano tampoco lo habría podido evitar), está claro que cada día se trata menos de ficción y más de lo rápido que avance la ciencia. Y si tenemos a compañías como Tesla, Google, Mercedes, Audi, etc detrás en una carrera por crear ese asistente de conducción definitivo sabemos que es simplemente cuestión de tiempo. Del que tarde en avanzar la tecnología que permite reconocer objetos y situaciones al vehículo para que reaccione, y del que tarden en otorgar los permisos de circulación para esos vehículos. No en vano, por ahora, se habla de asistentes de navegación para indicar que sólo se trata de una ayuda al conductor, que en ningún momento debe desentenderse del volante.

Pero si hablamos de los coches que vuelan también están dejando de ser algo de ficción, aunque no llegan tal y como nos los habían enseñado en el cine.

Los coches que vuelan ya están aquí (más o menos)

De menos intensidad que la guerra entre grandes fabricantes para el coche autónomo, pero con marcas como Totoya, Airbus, Uber, etc detrás también estamos viviendo una guerra un poco más desconocida para crear el primer “coche” volador, aunque de momento no esté pensado como un vehículo de uso generalizado, sino más bien como un taxi aéreo para trayectos breves, ya que estamos hablando de baterías con una autonomía de 30 minutos aproximadamente.

Los primeros coches que vuelan son los hermanos mayores de los drones con los que nos divertimos

Y pongo la palabra “coche” entre comillas porque, como digo, está lejos de lo que hemos visto en películas como *“Blade Runner”, “Regreso al Futuro”, o los motores que terminan propulsando a las naves de “Matrix”. Y el camino tomado hasta ahora parece más bien el haber seguido la línea de pensar que si hemos podido crear drones que cada vez soportan más peso ¿por qué no hacerlos más grandes y potentes hasta conseguir transportar a personas?

El resultado es que nos quedamos a medio camino de un helicóptero pero con el sistema de funcionamiento del típico dron con el que te puedes ir a jugar al campo. Incluyendo que puede ser pilotado de forma autónoma sin que los tripulantes tengan que hacer nada más que subirse en el punto de partida y bajarse en su destino.

Volocopter, el taxi aéreo en Dubai

Volocopter 2X

En Septiembre del 2017 la firma alemana Volocopter hacía volar a su modelo Volocopter 2X por Dubai, y en Enero de este año se le podía ver en el CES de Las Vegas en EE.UU..

Las imágenes son impresionantes pero lo que muestran son un dron con 18 rotores que termina pareciéndose bastante a un helicoptero, sólo que eléctrico, y que puede alcanzar una velocidad de 100 km/h.

Ehang ya prueba vuelos tripulados

La firma china Ehang presentó en el CES de 2016 un prototipo de vehículo volador autónomo, su Ehang 184, al que muchos miraron con auténtico escepticismo.

Ese mismo escepticismo que ha quedado disipado con la primera prueba con tripulantes con sus modelos tanto para uno y dos tripulante hace dos días.

El Ehang 184 se parece menos a un helicóptero convencional y da la sensación de resultar más cercano a lo que estamos esperando de estos “taxis del futuro” aunque el sistema de funcionamiento es el mismo. Su rotores (cuatro dobles en el modelo más simple) le permiten volar a una media de 100 km/h (aunque puede alcanzar los 130 de velocidad máxima), y se ha probado con permisos que le permitían elevarse hasta los 500 metros, y recorrer unos 16 km, aunque se supone que su autonomía le debería permitir recorrer distancias de hasta 50 km.

El futuro de los recorridos cortos es autónomo y por aire

Como ya he mencionado hay más empresas trabajando tras la misma idea, un vehículo autónomo volador, que recoja a los pasajeros en un ¿aeropuerto, helipuerto, “volopuerto”? y los deposite tras un trayecto corto en otro punto. Empresas como Workhouse con su modelo Surefly. Y parece que de momento la idea que ha calado es la de un dron para personas.

¿Se verá en el futuro el cielo de algunas grandes capitales surcados por vehículos autónomos llevando a pasajeros adinerados y/o con prisas que no quieran desesperarse con el tráfico? Es probable, salvo que los coches autónomos de tierra consigan acabar con los atascos, o dejen a Elon Musk cavar túneles… pero eso es otra historia.

Vía The Verge | The NextWeb | Xataka

Seth

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.
Seth