RealDroidES

Carne de Clickbait: Mastodon y Twitter. Esto ya lo he vivido Morfeo

Mastodon fan art by @b_cavello

Antes de empezar tengo que recordaros una cosa, y es que éste es un artículo de Carne de Clickbait, por lo que recomiendo a los que no sepáis de lo que hablo que os deis una vuelta por el artículo de inauguración para que os hagáis una idea de lo que vais a encontrar.

O dicho de otra forma, le dedicaremos un análisis a Mastodon sin llegar a ser una guía en profundidad, como puedes encontrar en The Verge, pero le echaremos también un vistazo a cómo nos han intentado vender la noticia en algunos blogs en plan “ahora sé Kung-Fu”.

El Twitter te posee

Recuerdo estar hace dos semanas dormido ante la pantalla del ordenador, o en Facebook, cuando de repente me saltó una página de marketing con un titular que hizo que un escalofrío me recorriera la espalda: “Mastodon, la red social que le cortará las alas a Twitter”. La sensación de haber encontrado lo que no sabía que buscaba fue intensa, le hice caso cuando me dijo que siguiera el enlace blanco, e hice click en él.

Mastodon aparecía como una Nebuchadnezzar que me iba a liberar de Twitter, o igual es que al redactor le podían las ganas irrefrenables de usar un titular que atraiga visitas, sin muchos motivos reales para tanto “subidón de mortadela” como diría alguien que conozco.

El principal problema al que se enfrenta Twitter es el no haber sabido frenar actitudes que han llegado al acoso, amenazas, etc

¿De verdad Twitter tiene en Mastodon a su némesis?. Quizás, hoy en día, en la red del pajarito preocupan más otras cosas que la enésima reencarnación de el elegido en forma de elefante peludo. Con todo mi respeto a los mastodontes.

No consiguen monetizar la red, el crecimiento de usuarios está bastante estancado, y esto se refleja en los cambios de la directiva y pruebas de funciones a lo loco (¿alguién recuerda a Vine o a Twitter Music?).

Y el ambiente… No estén contentos lo usuarios, ni los que ponen el dinero ni… bueno, los trolls sí lo están, apareciendo por todos lados a modo de centinelas cansinos. Y ése es un problema que no es cosa menor, o dicho de otra manera, es cerámica de Talavera… A mí no me miréis que yo voté a Kodos.

Twitter te deja ver lo bueno y malo de las redes sociales, donde lo bueno es que te permiten conectar con todo el mundo, y lo malo… que permiten que todo el mundo conecte contigo. Y cuando un troll se convierte directamente en un agente Smith empeñado en amargarte…

Don’t feed the troll | Imagen

Dicen que Mastodon es la píldora roja

Por eso en cuanto aparece alguna alternativa la gente entra en éxtasis, se montan raves en una cueva, y se lían a escribir, bajo efectos secundarios, titulares como “la red de la que todo el mundo habla, que acabará con Twitter/que hace temblar a Twitter/que quiere reemplazar a Twitter/que le cortará las alas a Twitter/que le planta cara a Twitter/que pretende aplastar a Twitter”

De repente Mastodon no es sólo un bicho, y un grupo heavy, sino que blogs de tecnología, medios generalistas, páginas de marketing, e incluso a medios deportivos (sí, en serio), se ponen a despedir a Twitter y encumbrar a Mastodon.

Ante eso sólo podía hacer una cosa. Ir a registrar un perfil para conocer el mundo real. Que además si después Mastodon triunfa y mi nick ya no está disponible… Así que me dirigí a su página Mastodon.social y lo que sucedió después te va a sorprender… Bueno. En realidad no.

Una de las frases que más se repiten en los artículos, que casi parecen haber hecho un copy-paste de la misma plantilla, es “Mastodon ha aumentado el registro de usuarios un 70%”. Pero un 70%… ¿sobre cuántos?:

Es un crecimiento exponencial; otra cosa es que se mantenga, o que sea fruto de decenas de medios viralizando la noticia. Pero por mi parte me encontré un pasillo lleno de puertas (instancias), algunas cerradas, y ningún hacedor de llaves a mano. Aún así me registré en varias de las abiertas.

¿Tiene motivos Twitter entonces para preocuparse hoy si hablamos de usuarios?. Pues si señalamos que a finales de 2016 tenía 319 millones de usuarios activos, le podrían ir mejor las cosas, pero al menos no es Google +. Así que no me imagino a Twitter temblando por ahora.

“Bienvenidos al desierto de lo real”

Enter the Mastodon

Mastodon no tiene una página única, así que recuerda donde te registras

Entrar en Mastodon es precisamente el mayor problema que tiene la nueva red social por algo que desconcertará a muchos de los posibles usuarios:

La red social, fundada por Eugene Rochko, un alemán de 24 años, es una red descentralizada que funciona como una federación de instancias, que llaman fediverse, es decir, ese pasillo lleno de puertas sin saber por cuál debes entrar.

La sensación de déjà vu se repite al recordar a Diaspora, esa otra red abierta y descentralizada, que no comerciaba con los datos de los usuarios respetando su privacidad, e iba a acabar con Facebook. La recordáis y usáis todos ¿verdad?. Pues eso mismo.

Cada instancia puede tener una temática distinta especializada, o ninguna en concreto, y cada una tiene su propio mantenimiento y moderación

Cuando llegas a Facebook o Twitter sólo hay un sitio donde registrarte, sin más. En Mastodon te puedes registrar en varias instancias independientes (cada una con su propia web), como si te dieran la llave para una habitación (instancia). Y cuando vuelvas tienes que acceder directamente a esa habitación. Después puedes hablar con la gente que se encuentre en la misma habitación (y seguirla) pero también con las que están en otras. O dicho de otra forma, podrás hablar con el Paco de tu habitación, pero también podrás hablar con el Paco de la segunda puerta a la derecha.

La instancia principal ahora mismo no permite registros por la subida tan rápida de usuarios, pero tienes una web que va mostrando una selección de instancias en las que registrarte, otra web que muestra un listado donde especifican la temática de varias de ellas, o te puedes perder en el listado completo que a día de hoy supera las 1200.

Las listas muestran también el número de usuarios de cada instancia, si permiten más registros, porcentaje de tiempo online, seguridad, etc.

Aprende a moverte por Mastodon antes de saltar del edificio

La principal pregunta al final, la que importa, es: ¿Es Mastodon mejor que Twitter?. ¿Qué me ofrece Mastodon para que merezca la pena despertar?.

Fuera ya de la búsqueda del titular más llamativo hay blogs como Genbeta y wwwhatsnew que le han dedicado a Mastodon la mejor descripción ahora mismo, “clon de Twitter”. ¿Veis cómo no hacía falta ser tan “creativo”?.

Y es que Mastodon no intenta ocultar en ningún momento que es un clon de Twitter, pero intentando resolver los problemas que aquejan a la red del pajarito.

Los toots (en vez de tuits) pueden alcanzar los 500 caracteres. Se puede controlar la privacidad en cada mensaje haciéndolo público, sólo para tus seguidores, sólo para las personas que menciones, y por supuesto la cuenta se puede hacer privada. También se pueden marcar mensajes como favoritos con una estrella, como antiguamente en Twitter, y retootearlos, aunque en realidad se está usando boost en vez de retoot y por lo tanto sería… ¿boostearlos?.

Puedes ocultar parte del mensaje con el botón CW, tanto si incluyes cierto tipo de contenido (desnudos, violencia, y la mujer de rojo), como si quieres acortar el mensaje y que quien quiera leerlo completo pulse el “Show more”.

Respecto a los nombres de usuarios, si buscas a @Smith encontrarás a los @Smith que haya en tu instancia, pero si buscas a uno de la instancia de memes (sí, por supuesto que hay una) entonces tendrás que buscar a @Smith@memetastic.space.

Mastodon UI

La primera vez que pises Mastodon, aparte de una pequeña guía de introducción, te encontrarás una interfaz que recuerda mucho al Tweetdeck de hace unos años, dividida en columnas por las que se deslizan los mensajes casi como si fueran letras verdes.

Inicialmente se mostrarán dos columnas: Inicio con los toots de la gente a la que sigues, y Notificaciones con… las notificaciones (retoots, favoritos, etc); y puedes agregar otras dos: Historias federadas con los mensajes públicos de cualquier usuario seguido por los que comparten tu instancia, e Historia Local con los mensajes públicos de los usuarios de tu instancia.

¿Soluciona Mastodon el acoso de los trolls, centinelas y agentes?

Mastodon.social no permite contenido nacionalsocialista, racista, sexista, discriminatorio, que abogue por la violencia, etc

En alguna publicación se ha descrito a Mastodon como un Twitter Nazi-free y la teoría dice que al ser instancias con menos participantes es mucho más fácil moderarlas, pero como ya he dicho cada instancia puede presentar diferencias a la forma de ser moderadas.

Aún así la mayoría de instancias presentan unas reglas muy parecidas a las reglas de Mastodon.social que indican que no se permitirá contenido nacionalsocialista, racista, sexista, discriminatorio, etc en otras instancias sus moderadores no tienen por qué compartir exactamente mismo enfoque o política de bloqueo. Pero ¿qué pasaría si los de una instancia deciden no cumplir con las reglas que en principio siguen las demás?. Que el equipo de moderación de una instancia puede silenciar o banear las publicaciones que vengan desde otra instancia.

Mastodon, en definitiva, es un clon de Twitter donde las reglas las ponemos nosotros lo que se supone nos permite estar más seguros.

Mastodon, o la énesima versión del elegido

Mastodon puede mejorar en varios aspectos a Twitter pero, como ya he dicho, también presenta ciertos inconvenientes, que van más allá de lo poco acostumbrada que está la gente a que haya distintas páginas donde registrarse, y que tu registro en una no valga para otra.

Lo mismo que puede ayudar a la gestión y moderación la división en instancias puede también suponer un problema porque cada una es mantenida de forma independiente. La principal, Mastodon.social, es mantenida por Gargron (el nick de Rochko) gracias a un crowfunding en Patreon. Pero ¿qué pasaría si un día no la puede seguir manteniendo?. ¿Qué pasaría con los usuarios de una instancia si deja de ser mantenida?. ¿Qué pasa si un día te encuentras que tu puerta ha desaparecido?.

Fluffy, la mascota de Mastodon

Por otro lado cualquier red social que quiera tener éxito hoy en día necesita aplicaciones móviles, siendo las principales ahora mismo Tutsky en Android y Amaroq en iOS, pero al menos en Android, las dos que he probado, dejan claro que, aparte del poco tiempo que lleva la red en marcha, necesitan mucho desarrollo, y por ahora es casi mejor entrar en Mastodon con el navegador móvil.

Por último, y a pesar de los titulares, no podemos olvidar que de momento Mastodon es uno más de esos elegidos que supuestamente van a desconectar la Matrix de turno, y no hace falta hacer mucha memoria para, echando la vista atrás, recordar que el año pasado la nueva red de moda que podía plantar cara a Facebook fue Peach, y antes de eso Ello también podía desplazar a Facebook, que Quitter iba a acabar con Twitter, que todo el mundo se iba de Reddit a Imzy, que hubo una red estilo Twitter pero de pago llamada App.net, etc.

Y no es que los grandes no puedan caer, que también recuerdo a MySpace (¿qué habrá sido de Tom, mi primer amigo en una red social?). Y a la todopoderosa Google darse un todopoderoso nuevo golpe contra el suelo con Google Plus, su enésimo intento con las redes sociales sólo superado por sus intentos con las aplicaciones de mensajería instantánea.

En definitiva, no es que de por hecho que Mastodon no vaya a triunfar, o que no llegue un momento en que Twitter caiga (preguntadle a Yahoo lo bien que le va últimamente), pero la manera en que se ha contado la noticia, y sobre todo los titulares empleados, parecen olvidar a todas las versiones anteriores de el elegido, y sobre todo olvidan un mínimo de respeto por el lector… siempre que se consigan visitas.

Veremos si dentro de un año podemos contar que Mastodon le plantó cara a el arquitecto y escogió la puerta correcta para salir antes de que el edificio explotara, o si estamos leyendo titulares donde Matrix se haya reseteado… otra vez.

Seth

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.
Seth