RealDroidES

¿Y si el futuro de Microsoft en la telefonía móvil es Android?

microsoft_android_love

Imagen – Wayerless.com

Cuando Android despertó, Microsoft todavía estaba allí

Que Microsoft ya no tiene la misma relevancia que hace una década es algo que nadie puede poner en duda. Y no estamos diciendo que ya no sea una compañía importante, que lo es (su nombre sigue recordando a aquel gigante que casi se convirtió en sinónimo de informática durante más de dos décadas). Sin embargo, hablando de nombres, los que recordamos asociados a la marca siguen siendo los de Bill Gates y Steve Ballmer, figuras que forman parte del pasado de la compañía y que no han sido reemplazadas aún en la memoria colectiva por nuevos nombres como el de Satya Nadella, el CEO (en sustitución de Ballmer) desde Febrero de hace dos años.

Si a algo podemos señalar como “causante” de esa “debacle” del gigante de Redmond es al auge de la telefonía móvil, o mejor dicho, a la propia Microsoft que, pese a que era la número uno, no supo cambiar a la misma velocidad que un mercado que ha protagonizado uno de los mayores avances que se recuerdan, cambiando por completo la forma en que la gente se conecta y engullendo a viejas glorias tecnológicas.

No se trata del suicidio de Yahoo, pero ni el mayor fan de Microsoft puede hacernos creer que la compañía tiene una situación dominante (quizás ni estable) dentro de este nuevo mercado dominado, por ahora, por Google y Apple.

Los rumores de que Microsoft se daría finalmente por vencida en la fabricación de móviles se repiten cada poco tiempo

Los rumores de que Microsoft se daría finalmente por vencida en la fabricación de móviles (como acaba de hacer Blackberry) para centrarse en el software se repiten regularmente. Y tampoco es que en su último intento eligieran al mejor compañero de viaje. Una Nokia en caída libre que pasó de ser sinónimo de telefonía (ocupando el puesto que ejercía la ahora desaparecida Motorola unos años antes) a una marca de teléfonos “indestructibles” pero con un sistema insufrible que se negaban a abandonar (las comparaciones de Symbian frente a iOS, e incluso ante un recién nacido Android, eran simplemente deprimentes).

Volviendo a leer todos los nombres de compañías citados hasta ahora quizás lo que le pasa a Microsoft es simplemente un caso más de la caída de aquellos dinosaurios que copaban portadas, finanzas, y mercados tanto para lo bueno como para lo malo (el odio que llegó a acumular Microsoft por parte de muchos usuarios también es legendario).

Sin embargo es posible que el caso de Microsoft sea distinto, ya que a pesar de su tropiezo a nadie se le pasa por la cabeza su desaparición. Y es que, aunque ha tardado, parece que con la llegada de las nuevas generaciones el gigante empieza a reaccionar, a evolucionar, a conseguir adaptarse a los nuevos tiempos. Y quizás uno de los sitios más sorprendentes donde Microsoft está encontrando su hueco en el mercado de la telefonía es, ni más ni menos, dentro de Android, lo que no significa que no haya lanzado también aplicaciones para iOS, pero si comparamos las cuotas de mercado de ambos sistemas es obvio con cual de ellos puede llegar a más usuarios.

Windows Mobile, Windows Phone, Lumia…

No sería justo atribuir a Microsoft el hundimiento de Nokia, igual que no tendría sentido acusar a los finlandeses de lo contrario. El caso es que lo que sobre el papel no sólo suponía un golpe en la mesa, la adquisición de una empresa con el renombre de Nokia por parte de Microsoft (la parte de los dispositivos), sino que le daba a un reconocido desarrollador de software el acceso a toda la maquinaria, infraestructura y experiencia en fabricación y distribución de terminales, en realidad parecía un todo o nada de dos empresas que se daban de la mano antes de saltar al abismo sin saber si sobrevivirían.

¿Cuántas veces escuchasteis decir a alguien cuando Schumacher conducía un Ferrari que si a Fernando Alonso le dieras un Ferrari lo ganaría todo?. De la misma forma la teoría decía que a Microsoft sólo le hacía falta un buen fabricante, y a Nokia sólo le hacía falta un sistema operativo móvil decente. Pero cuando llegó el momento Alonso llegó a Ferrari y se fue de Ferrari, mientras que Microsoft y Nokia se miraron mutuamente como si les entregaran su primer “Fórmula 1”.

La mayor esperanza de muchos usuarios es volver a ver teléfonos Nokia equipados con Android

Con la promesa de la futura unión de todos los dispositivos bajo un mismo sistema operativo incluso la versión de Windows para escritorio se centró (demasiado cuando la mayoría de la gente seguía usándola con pantalla, teclado y ratón) en el uso táctil heredando los tiles (cuadraditos) de la versión móvil, pero ya el comienzo fue desilusionante, y los “early-adopters” de Windows Phone se encontraron con que los primeros teléfonos jamás se actualizarían a las siguientes versiones.

Con el tiempo el nombre Nokia terminaría desapareciendo de los teléfonos dando paso a los Microsoft Lumia. Y poco a poco los desarrolladores de aplicaciones, que nunca llegaron a interesarse del todo en sacar versiones para Windows Phone, empezaron a retirarse del sistema, como es el caso de Here Maps (ahora descargable como Here WeGo). Un caso aún más sangrante si señalamos que Here Maps era anteriormente Nokia Here, o lo que es lo mismo, el sistema de mapas de Nokia, que los terminó vendiendo a un consorcio automovilístico formado por Mercedes, BMW y Audi.

Así entendemos que la mayor esperanza de muchos usuarios era soñar con volver a ver teléfonos con el nombre Nokia equipados con Android describe perfectamente el panorama. Algo que tras tímidos intentos podría llegar muy pronto.

Los desarrolladores de aplicaciones y fabricantes de teléfonos han ido dando la espalda al sistema Windows en los móviles

Aunque todavía se resistan a hacer el anuncio que muchos llevan tiempo esperando, que abandonan la fabricación de dispositivos móviles, los datos de ventas a la baja tampoco les han dado ni un pequeño respiro, con cuotas de mercado cada vez más insignificantes y presentaciones donde parecía que ni Microsoft sabía lo que hacer en un futuro con su división móvil. Y para rizar el rizo no sólo los desarrolladores de software abandonan el barco sino que fabricantes de hardware, como Lenovo, que había anunciado su primer teléfono con Windows 10 para 2015, también han dejado patente que no confían en el futuro de la plataforma y han anunciado recientemente que no lanzarán ningún terminal más con ese sistema sumándose a Huawei.

Es de entender tras esta avalancha de malas noticias que cuando Microsoft anunció hace unos días que externalizaría el soporte de los teléfonos Lumia y Nokia la mayoría lo haya visto como una nueva señal de retirada del mercado móvil.

La salvación de Microsoft en telefonía podría ser Android

Aunque parezca extraña la afirmación Microsoft parece haber centrado una parte importante de su estrategia móvil en Android. Y no es que no desarrolle para otras plataformas pero desde luego, a golpe de aplicaciones, tanto originales, como compradas, nos encontramos con un portfolio muy importante que parece orientado a conseguir un ecosistema centrado en la productividad.

Y si eso no es suficiente podemos sumar los acuerdos con otros desarrolladores y fabricantes para incluir algunas aplicaciones y servicios de Microsoft por defecto en teléfonos con Android, algo que, quizás no ahora pero sí en un futuro, podría poner nerviosa a Google.

En el primer cuarto de 2015 Microsoft llegaba a un acuerdo con Cyanogen OS para integrar sus aplicaciones en las roms de la empresa de desarrollo, lo que le permitiría aparecer en teléfonos que incluyeran esa modificación de Android que poco a poco ha intentado distanciarse de Google.

Por otro lado, y también a comienzos del 2015, tras haberse estado tirando de los pelos con Microsoft por diversas patentes, Samsung llegaba a un acuerdo con la empresa americana para incluir sus servicios en algunos teléfonos y tablets, dejando de lado servicios como Dropbox que había venido instalado en los terminales coreanos con promociones de alojamiento gratuito para pasar a las promociones de espacio en la nube con OneDrive.

Sin embargo no valdrían de nada esos acuerdos si Microsoft no tuviera tanto que aportar en el campo de las aplicaciones.

Microsoft en su terreno, la ofimática
Algunas aplicaciones para Android de Microsoft

Algunas aplicaciones para Android de Microsoft

Podemos empezar a hablar de las aplicaciones de Microsoft en Android citando las versiones completamente gratuitas de tres de las herramientas más usadas en ofimática a nivel mundial, Word, Excel, y Power Point; permitiendo desde Android editar los documentos de la suite Microsoft Office.

Aplicaciones a las que podemos sumar OneNote, que también suele venir en la suite ofimática, y que se ha convertido en una de las principales alternativas hacia la que están emigrando los usuarios desilusionados con los cambios en Evernote (se pueden importar las notas del servicio del elefante al de Microsoft).

Completaría el pack de aplicaciones ofimáticas (todas con iconos con un diseño similar) Office Lens, la aplicación para digitalizar documentos que captemos con la cámara del móvil.

La sincronización y almacenaje de los documentos en la nube, algo tan necesario hoy en día para poder continuar trabajando independientemente del dispostivo que uses, se realizaría a través de OneDrive.

Las empresas y equipos con suscripción a Office 365 también pueden sacar provecho a Share Point, aplicación recién llegada a Android que permite el trabajo en grupos.

Función de Calendario de Outlook para Android

Función de Calendario de Outlook para Android

Por otro lado habría que mencionar el correo electrónico, y no es que me haya olvidado de Outlook, el gestor de correo electrónico de Microsoft, pero sí lo sitúo aparte por una curiosidad, no es original de Microsoft. Es decir, la empresa que hasta que llegó GMail dominaba los correos electrónicos con Hotmail, servicio que después renombró a Live, y al que finalmente le dio el nombre de uno de los gestores de correo de escritorio más usados a nivel mundial, Outlook, no fue la primera desarrolladora de la aplicación que hoy podemos descargar de la Play Store. Y aquí encontramos una de las principales señales de ese nuevo rumbo de Microsoft a la hora de sortear los problemas, si no sabes adaptar tu aplicación, y empezar de cero no parece la solución, compra un buen desarrollo con garantías y empieza desde ahí.

La compra de Acompli por parte de Microsoft a finales de 2014 para continuar su desarrollo ya bajo el nombre de Outlook supuso uno de los primeros atajos que Microsoft tomaría para recuperar terreno.

Lo mismo haría poco después comprando Sunrise, uno de los servicios de calendario mejor valorados con cliente móvil y web. Microsoft, que siempre había destacado con una herramienta como Outlook para gestionar los correos y los calendarios en un entorno profesional, no sólo compraba una aplicación para convertirla en su gestor de correos sino que primero compraba Sunrise para usar sus calendarios y tiempo después anunciaba su cierre unificando los servicios dentro de su nuevo Outlook.

Este movimiento por parte de Microsoft enfadó a muchos usuarios de Sunrise (y me pongo entre ellos). Primero porque es posible que queramos una aplicación para gestionar únicamente nuestros calendarios y después conectar su uso con otros servicios, pero para la gestión del correo electrónico preferimos usar otras aplicaciones (y Outlook es buena pero no la mejor). Segundo porque Microsoft prometió que cerraría Sunrise cuando Outlook pudiera ofrecer las mismas funciones. Sin embargo, y a pesar de que incluso se amplió el límite para el cierre, cualquiera que haya usado Sunrise y pruebe Outlook comprobará que no se pueden sincronizar más que una pequeña parte de los servicios que podías usar en el calendario del sol naciente.

Microsoft ha prometido ir sumando más funciones a Outlook para equipararla con Sunrise, pero el resultado ha sido que muchos de los antiguos usuarios han emigrado a otras aplicaciones de calendario aunque ninguna ofrezca tantas funciones.

Acompli, Sunrise, Wunderlist… Microsoft ha ido comprando aplicaciones de éxito para sumarlas a su ecosistema móvil


Por otro lado, si tenemos una aplicación que va a gestionar nuestros correos y los eventos de nuestros calendarios nos falta otro pilar importante, la gestión de tareas. Y para eso nada mejor que hacerse con uno de los servicios de gestión de tareas más usados, y su aplicación móvil Wunderlist, que de momento va a seguir existiendo y permite ya que Outlook sincronice las tareas en su calendario.

Por último, aunque variando el enfoque, tenemos la que quizás sea la aplicación de videoconferencia más usada a nivel empresarial, Skype, que necesita pocas presentaciones, y por la que Microsoft desembolsó a comienzos de 2011 la friolera de 8.500 millones de dólares para convertirla en la sustituta de Windows Messenger (algo que no ha conseguido). Aunque quizás haya que recordar que, aparte de videollamadas, también permite el envío de mensajes, pero en un mundo de Whatsapps, Telegrams, Facebook Messengers y similares pocos son los que piensan en entrar en Skype desde sus teléfonos para enviar un mensaje.

Antes de pasar al siguiente apartado no podemos olvidar otra compra, la de una aplicación que, si bien no forma parte de las consideradas de ofimática, es necesaria para lograr sacar el máximo provecho a las mismas cuando te toca teclear sin descanso. Un buen teclado como Swiftkey.

Microsoft se hacía con Swiftkey por 250 millones de dólares a comienzos de 2016. Es decir, que uno de los teclados con más reputación en Android, si no el que más, sobre todo por su sistema de predicción de palabras tanto tecleando como deslizando de letra en letra, pasaba a ser propiedad de Microsoft, incluyendo sus ya iniciados planes para mejorar aún más las predicciones con el uso de redes neuronales de aprendizaje, algo que se ha empezado a integrar tras meses de prueba en la versión oficial a mediados de Septiembre.

Buscadores, traductores y asistentes
Cortana, el asistente de Microsoft, en Android

Cortana, el asistente de Microsoft

Microsoft también lucha en dos campos relacionados principalmente con las búsquedas. Por un lado tiene su propio buscador, Bing, en el que han invertido un esfuerzo considerable que, sin embargo, pasado su lanzamiento, no parece que vaya a resultar suficiente contra el buscador omnipresente, y casi ominisciente, de Google. Y cuenta también con su traductor Microsoft Translator.

Por otro lado Microsoft no ha querido quedarse atrás en uno de los campos de batalla del futuro con su propia versión del asistente personal, o lo que es lo mismo, la evolución de un buscador que ya no sólo devuelve resultados cuando tecleamos en una página web una pregunta sino que nos contesta por voz, y nos aconseja y proporciona información adelantándose a que le preguntemos en función de lo que aprende de nosotros.

Así tenemos que mientras en Apple nos responde Siri, y en Google todavía siguen definiendo su propio camino con el reciente paso de Google Now a Google Assitant (incluído en su aplicación de mensajería Allo), en Microsoft tenemos a Cortana como aplicación tanto para los teléfonos (entre ellos los que usan Android como sistema operativo) como para los ordenadores integrada en Windows 10.

Otras aplicaciones y un garaje de pruebas

Hasta ahora hemos hablado de las principales y más conocidas aplicaciones de Microsoft, pero quizás lo que más puede sorprender es el catálogo de desarrollos que podemos encontrar para el sistema operativo de Google; empezando por Hyperlapse, una aplicación para crear ese conocido efecto de vídeo estabilizado a alta velocidad, y siguiendo un listado de decenas de aplicaciones, muchas veces en pruebas, bastantes sólo disponibles en la Play Store para mercados determinados (siendo India uno de sus principales objetivos), pero que se pueden descargar de forma externa e instalar gracias a páginas contrastadas como APKMirror.com

Entre esas aplicaciones mencionaré por encima a:

  • Parchi, su propia versión de Google Keep.
  • Connections que permite agregar notas y recordatorios a los contactos, organizarlos por categorías y mandarles notas.
  • Tossup para organizar encuentros entre contactos/amigos y organizar encuestas, por ejemplo restaurante para cenar.
  • Project “Madeira”, una especie de añadido a Outlook para gestionar ventas, compras, etc.
  • Sprightly, que permite organizar colecciones de objetos que te interesan (una especie de Pinterest de productos) para después enviar las colecciones como pdf en formato catálogo, listas de precios, etc.
  • Picturesque y Next. Aplicaciones para vitaminar la pantalla de bloqueo con noticias, contactos, aplicaciones favoritas, búsquedas, fondos de Bing, etc.
  • Arrow Launcher. Un launcher propio de Microsoft que cambia la forma de mostrar contactos y aplicaciones recientes, notificaciones, etc.
  • Mimicker Alarm. Aplicación de alarma que podrás apagar si haces gestos concretos con la cara.
  • News Pro. Agregador de noticias al estilo Flipboard (por el objetivo que no por la estética) que ofrece contenido de relevancia seleccionado de diversas fuentes.
El futuro de Microsoft

En definitiva, parece que, aunque Microsoft tardó en reaccionar, y la compra de Nokia fue un auténtico desastre, al final ha sabido reconducir sus esfuerzos y objetivos. Y, aunque todavía hay muchas dudas sobre su futuro en la fabricación de teléfonos, lo que parece que está claro es que su estrategia en el campo de las aplicaciones le ha hecho ganarse una posición consolidada en la telefonía móvil ocupando su propio espacio dentro de los territorios de Google.

Seth

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.
Seth