RealDroidES

Allo, la excusa de Google para madurar su Inteligencia Artificial

Tras un periodo de parón, vacacional, de exámenes, alegrías, y mucho curro del que da lo justo para vivir, nada mejor que volver a retomar la actividad del blog dando la bienvenida a un “nuevo” (entre muchas comillas) servicio de Google. Y es que llegó el día, tras rumores, filtraciones de @evleaks, etc, en que dijimos “Allo” a otro intento de Google en el campo de las aplicaciones de mensajería. Pero la respuesta, al menos para mí, está siendo decepcionante.


Tras la presentación en el Google I/O 2016 muchas voces dijeron “esta vez sí, esta vez Google se ha tomado en serio la mensajería y ha dado en la diana con una aplicación que haga frente a WhatsApp y compañía”. Otras voces sin embargo, ya escarmentadas por la historia de Google con anteriores aplicaciones (algunas de las cuales dejaron morir y otras que se encuentran agonizando), y la sensación de que las han ido lanzando a lo loco, para posteriormente abandonarlas, quisieron moderar el entusiasmo. Sobre todo cuando descubrimos que iban a lanzar dos aplicaciones, Duo para videollamadas, Allo para mensajes, y que ninguna en principio sustituiría a Hangouts, que ahí sigue.

allo_presentationHemos tenido Google Talk (que llegó a incluir videollamadas), Messenger (el chat de Google+que no debemos confundir con la que llamaron exactamente igual para los SMS), Hangouts (también con videollamadas) que si bien era una evolución de Google Talk abandonó (para dolor de muchos) el protocolo abierto XMPP para pasarse a uno cerrado; e incluso podemos considerar Spaces (que tiene todas la papeletas para ser abandonada en un futuro no muy lejano) una mezcla entre aplicación de mensajería grupal y red social temática. Y si analizamos la trayectoria de Google con las aplicaciones de mensajería y las redes sociales podríamos empezar a preguntarnos si quizás el problema es que siguen sin entender del todo como se relaciona la gente.

El caso es que, en vez de esforzarse en mejorar y darle un impulso real a Hangouts (la principal novedad en la versión 12 de Hangouts fue que al escribir “Shruggie” se mostrara ¯_(ツ)_/¯, y en la versión 13 han incluído un navegador integrado ), nos encontramos con que Google separa las videollamadas y la mensajería en dos nuevas aplicaciones…

Aún así, antes de preguntarle a Google si se estaba riendo de los usuarios, había que esperar y ver lo que presentaban; porque además en el anuncio apostaban por la privacidad de las conversaciones (en un momento en que cada vez más gente es consciente de lo necesario que resulta), e indicaban que no sólo estaría disponible el modo incógnito cifrado de extremo a extremo, sino que los mensajes en conversaciones normales, aunque no fueran cifrados en su paso por el servidor (sí el resto del recorrido), sólo serían almacenados de forma transitoria en los servidores de Google, y además de forma no identificable.

Si te preguntas si Google ha cumplido su promesa la respuesta es simple y llanamente NO.

Allo, la evolución de Google Now

allo_rememberEl principal punto positivo de Allo, lo único al final que llama la atención, es el asistente tras el que se encuentra la inteligencia artificial (IA desde ahora) de Google. Un asistente que aún presenta la etiqueta de “Preview Edition” (ya sabemos lo que le gusta a Google etiquetar como “beta”) y que de momento sólo te entiende, tanto escrito como por mensajes de voz, en inglés (aunque puede ser una buena forma de practicar y se cree que el soporte del español podría llegar a finales de año); lo que conlleva que a veces te responda que aún no entiende el español y otras que automáticamente realice una búsqueda en Google de algún resultado que contenga la frase. (A un “Hola, ¿qué tal?”, me respondió mostrándome el vídeo de una canción en Youtube con ese título).

Google Assistant (veremos si no le buscan otro nombre) es un contacto más, en la mayoría de casos tu único contacto en Allo hasta que convenzas a más gente de que se una; y puedes hablar directamente con él en una conversación individual o citarlo en un grupo escribiendo “@google” para que intervenga. Le puedes pedir que te busque restaurantes cercanos, la predicción del tiempo, acciones sobre el teléfono como poner una alarma, que te cuente un chiste (su sentido del humor es todavía un poco… estilo máquina), que te muestre fotos de gatitos, entretenerte con minijuegos integrados, e incluso le puedes pedir que memorice algo para que después al preguntarle que te la recuerde.

También ayudaremos al asistente si, aparte de registrarnos con nuestro número de teléfono, conectamos nuestra cuenta de GMail (sólo podemos conectar una), ya que nos podrá dar resultados más personalizados (en base a nuestras búsquedas en Google), y también nos podrá mostrar los próximos eventos del calendario, o buscar entre nuestros correos. De la misma forma que si le dejamos que acceda a la localización y le preguntamos por películas, nos mostrará los estrenos en cines cercanos a nuestra posición.

allo_learnPero la IA de Google no está ahí sólo para que le preguntes, sino que permanece en un segundo plano atenta a lo que dices, aprendiendo de ti de conversaciones anteriores, observando el contexto de la conversación, para en un momento determinado adelantarse a que teclees y ofrecerte posibles respuestas rápidas (respestas inteligentes) que sólo tendrás que pulsar para enviar. Además tras sus respuestas te pide que valores positiva o negativamente el resultado y si el voto es negativo te pide que le indiques el motivo para mejorar.

¿Es útil?. Si. ¿Puede asustar?. También. ¿Podríamos aplicar algo parecido a la Teoría del Valle Inquietante a una IA que cada vez nos conozca más hasta predecir lo que vamos a contestar?. Es posible.

Lo que está claro es que Google ha querido dar un golpe en la mesa ante la inclusión de bots en el chat de la red social de Zuckeberg (que a su vez es un intento de emular los bots de Telegram), y hay que admitir que, aunque está verde, lo ha conseguido. Eso sí, con la excusa de un “nuevo WhatsApp”, hay que tener muy claro que Google no podía encontrar mejor forma de mejorar su IA que el que nosotros, de forma gratuita y voluntaria (seamos conscientes o no) le empecemos a entregar millones de conversaciones a analizar.

Por cierto, aunque Google Assitant entiende lo que le preguntas por mensajes de voz, de momento ha perdido la capacidad de responderte de la misma forma; algo que sí hacía en Google Now.

Allo más allá del asistente

En algún momento debemos recordar que, aparte del asistente, Allo es una aplicación de mensajería con la que hablar con tus amigos/conocidos, aunque en algunos casos pueda ser más productivo hacerlo con una IA. Así que quitémosle el asistente y… y nos encontraremos con que Allo quizás es el mejor intento en la mensajería por parte de Google hasta ahora, pero no ofrece nada que no se haya visto en otras aplicaciones.

Tienes conversaciones individuales y de grupo (hasta 256 participantes) pero no puedes realizar llamadas VoIP como con Whatsapp (necesitas instalar la aplicación Duo que de momento permite videollamadas pero no llamadas sólo de audio). Puedes enviar fotos, gifs, vídeos, notas de voz y la localización, pero incluso WhatsApp va poco a poco mejorando admitiendo enviar más tipos de archivos para intentar alcanzar a Telegram, que permite enviar cualquier archivo de hasta 1,5 Gb.

No pueden faltar las confirmaciones con un reloj (enviando), check simple sin relleno (enviado), check simple con relleno azul (entregado) y el doble check (leído) en conversaciones individuales, e información sobre quien ha leído tu mensaje en un grupo si, tras seleccionarlo con una pulsación larga, accedemos al icono con la letra “i” que se muestra en la parte superior del chat.

Se pueden silenciar las notificaciones por cada chat, cambiar el tono de las mismas individualmente, bloquear usuarios, o realizar búsquedas entre los nombres de los usuarios y también entre los textos de los mensajes por si quieres localizar alguno rápidamente.

Por otro lado no puedes citar por su nombre a otro usuario, ni contestar citando directamente un mensaje (algo que WhatsApp también acaba de incorporar y que ya permitía Telegram), pero sí puedes reenviar mensajes. No puedes, sin embargo, introducir un salto de línea para separar por párrafos un mensaje largo (al menos yo no he podido hacerlo con Swiftkey como teclado), porque cuando pulsas la tecla Intro envía el mensaje directamente (mientras en otras aplicaciones te dejan elegir si quieres enviar o meter un salto de línea al pulsar esa tecla).

allo_drawIncorpora un editor de imágenes básico para dibujar y/o escribir encima antes de enviarlas, algo que WhatsApp incluyó hace pocas semanas, y que Telegram incorporaba de forma básica y con la actualización a la versión 3.12 ha mejorado enormemente incorporando máscaras al estilo snapchat, a parte de poder dibujar, escribir, o incluso crear gifs a partir de vídeos. Y permite agrandar el texto que se va a mandar pulsando un rato sobre el botón de enviar para después deslizar hacia arriba el dedo… Vale, eso no lo tienen ni WhatsApp ni Telegram, aunque en ambos, de forma nativa o mediante un bot, puedes introducir texto en negrita, cursiva, etc…

También incorpora stickers, algunos de ellos animados, algo que todavía no tiene WhatsApp (aunque ahora cuando envías un emoticono individual el tamaño es mayor), pero que introdujo Line y extendió Telegram.

allo_stickersNo vamos a decir que depender del número de teléfono para registrar y usar la aplicación sea un punto negativo ya que la mayoría de rivales se basan en el mismo método, pero curiosamente, si comparamos Allo con Hangouts, en la anterior aplicación de Google no era necesario dar el número de teléfono sino que podíamos usar la aplicación con una cuenta de email (pudiendo usar el servicio desde varios dispositivos simultáneamente). Y si miramos a Telegram podemos agregar a otros usuarios sólo dando nuestro alias, sin tener que dar nuestro teléfono (aunque esa opción conlleva problemas como intentaré explicar en otro artículo).

En los primeros momentos de Allo muchos pensamos que estaba teniendo problemas a la hora de distinguir los contactos que tuvieran la aplicación instalada, ya que en la agenda me figuraban personas que ni se habían instalado la aplicación ni tan siquiera habían escuchado hablar de ella. Al final todo parece indicar que se trata de una nueva función de los Google Play Services llamada Mensajes de Vista Previa, que permite mostrar notificaciones de mensajes de algunas aplicaciones aunque no las tengas instaladas. La prueba inicial ha sido con Allo pero se supone se extenderá a otras aplicaciones de mensajería aunque dicen que se podrá desactivar.

Por el momento, según he podido probar, al escribir a un contacto “disponible” que no tuviera la aplicación instalada, le ha aparecido en Android una notificación flotante desde la que me ha podido responder, y que de paso incluía un enlace que le llevaba a instalar la aplicación…

En el tema de la privacidad, que desarrollaré después porque ha traído cola, ahora mismo WhatsApp es más seguro que Allo en los mensajes por defecto (quién lo iba a decir de una aplicación que estuvo tanto tiempo mandando los mensajes en texto plano y que ha tardado años en mejorar la seguridad hasta que se ha visto obligada por la competencia), porque aunque WhatsApp guarda un informe de quién escribe, a qué hora y a quién, el contenido del mensaje va cifrado por defecto de extremo a extremo, por lo que no se puede leer. Algo en lo que no hace Allo. Por otro lado la aplicación de Google incluye un modo incógnito con la posibilidad de aplicar un tiempo para el borrado automático de los mensajes (desde 5 segundos a 1 semana), algo que ya hemos visto en Telegram.

Para terminar, aunque es cierto que es un recién nacido, Allo no tiene cliente de escritorio, ni una extensión para Chrome, ni siquiera una web que funcione como espejo del móvil al estilo WhatsApp, por lo que por ahora sólo podemos usarlo desde el teléfono.

Privacidad. La gran espantada de Google

allow_incognitoAl comienzo del artículo os explicábamos que en la presentación de Allo en Abrir Google anunció entre sus bondades su apuesta por la privacidad. No es sólo que los mensajes en modo incógnito fueran cifrados de teléfono a teléfono sino que los mensajes normales, cifrados del teléfono a los servidores de Google, y de los servidores al teléfono de destino, sólo serían almacenados de forma transitoria e inidentificable. Es decir, que nadie los podría asociar con el emisor o receptor y además se borrarían automáticamente del servidor.

La realidad ha sido otra una vez llegado el día de la presentación, porque, si bien tenemos el modo incógnito que usa el mismo protocolo que Signal (una de las aplicaciones de mensajería de referencia para mantener la privacidad) y donde el asistente no puede actuar ya que las conversaciones pasan cifradas por los servidores, los chats normales al llegar al servidor de Google no sólo quedan sin cifrar, sino que Google ha admitido que guardará los historiales de nuestras conversaciones por defecto, salvo que el usuario borre los mensajes de forma activa. Es decir, tendrán acceso a todas nuestras conversaciones, tanto Google como quien lo solicite con la orden pertinente (quizás así les ahorran a ciertos gobiernos el gastarse dinero en proyectos como PRISM para espiar masivamente a los ciudadanos).

El jarro de agua fría con este paso atrás de Google, que se defiende diciendo que va a almacenar nuestras conversaciones para que la IA del asistente vaya aprendiendo y mejorando, ha sido enorme, y muchas voces críticas se han alzado, como la de Snowden, recomendando no usar la aplicación si tienes un mínimo de aprecio por tu privacidad.

CONCLUSIONES

Teniendo en cuenta que al final lo más llamativo de Allo es la inclusión del asistente, el paso atrás en lo prometido en privacidad para permitirle aprender más rápido (podríamos llamarlo asistente con chat integrado para que ayudemos a mejorarlo), y que si se lo quitamos nos quedamos con una aplicación que no sólo no presenta casi nada nuevo en funciones sino que además se queda por detrás de sus rivales, la única conclusión que saco es que, a pesar de que quizás sea el mejor intento que Google ha hecho en el campo de la mensajería, estamos de nuevo ante una aplicación que lo va a tener muy difícil para hacerse un hueco, y que casi huele a excusa para que ayudemos a Google a mejorar su IA (más aún si tenemos en cuenta que un día después del lanzamiento sacan una nueva versión de Hangouts).

allo_coolTodavía es pronto para vaticinar si Allo fracasará o podrá plantar cara a aplicaciones como WhatsApp, Telegram, Line, WeChat, o mensajería que ha dado el salto desde una red social como el Messenger de Facebook (incluso a pesar de que el asistente de Google sea muy superior a los bots), pero más allá de que Allo me responda que todas las personas “cool” tienen gato para mí Allo, no es tan “cool”.

Google Allo
Google Allo
Developer: Google LLC
Price: Free
Google Allo
Google Allo
Developer: Google, Inc.
Price: Free
Google Duo
Google Duo
Developer: Google, Inc.
Price: Free

Por cierto, aunque creo que hay que darle una oportunidad ya que sólo es un recién llegado y otras aplicaciones empezaron con muchísimo menos, si tras probarlo de verdad no os convence, ni os apetece darle la oportunidad de ver si va incluyendo nuevas opciones que os enamoren, y queréis eliminar la cuenta de Allo, sólo debéis desplegar el menú (las tres rayas horizontales arriba a la izquierda) y dentro de ajustes dirigiros a la última opción “Dar de baja mi número de teléfono”.

Seth

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.
Seth