RealDroidES

Facebook vs Snapchat. Historia de una venganza

Tengo que reconocer que, a pesar de haber probado casi todas las aplicaciones de mensajería que han ido lanzando, Snapchat nunca me ha llegado a enganchar. Y es que a pesar del éxito incuestionable de esta aplicación lanzada en 2010 nunca me atrajo el concepto de mensajería efímera salvo que eligieras un tiempo breve de borrado de mensajes por motivo de seguridad. Pero lo que es enviar mensajes, fotos, etc que duren sólo 24 horas…

Y sin embargo el éxito está ahí, principalmente entre jóvenes, pero también entre adultos, y a lomos también de estrellas que eligieron la aplicación para colgar contenidos como una red social más (todavía recuerdo un concierto de “Thirty Seconds to Mars” y a Jared Leto indicando que la foto que se acababa de hacer hacer con los espectadores detrás la iba a subir en el momento a Snapchat).

De esta forma Snapchat, partiendo desde un concepto distinto, se convirtió no sólo en uno de los unicornios de las aplicaciones de mensajería, sino además en un objeto de deseo de otras compañías que querían meterse en ese mercado. Por ejemplo Facebook.

Facebook fija su mirada en Snapchat

Snapchat se atrevió a decirle NO a Facebook

En pleno ascenso, y entrando en cada vez más sectores, Facebook había comprado en Abril de 2012 Instagram, porque a pesar de que cada vez crecía maś el número de archivos fotográficos compartidos en la red de Zuckerberg el nombre de Instagram era ya un sinónimo de red social de fotografía “artística”. Pero había otro mercado que le llamaba la atención y donde también se compartían millones de fotografías, aunque sólo duraran 24 horas, la mensajería efímera con Snapchat a la cabeza.

Inicialmente Facebook pensó que debía competir con una aplicación propia y en Diciembre de 2012 lanzaba Poke que sin embargo no tendría una gran acogida. Así que el siguiente paso fue el lógico cuando los millones se te salen de los bolsillos. Ir directamente a por Snapchat como habían hecho con Instagram.

Facebook intentaba comprar Snapchat en Noviembre de 2013, y digo intentaba porque en aquel momento, y conscientes de su importancia, Snapchat rechazaba primero una oferta de 1.000 millones de dólares (lo que había costado Instagram), y después una segunda oferta de 3.000 millones.

Facebook coloca las primeras piedras de su imperio de mensajería

El rechazo de Snapchat sorprendió a todo el mundo y se llegaron a escribir artículos sobre esa casi heroicidad o locura de Snapchat no dejándose comprar. Mientras a Facebook no le hizo mucha gracia, pero aprendió la lección y no dejaría que su próxima compra, también pretendida por otras empresas, se le escapara.

Vía | TheNextWeb

En Febrero de 2014 Facebook compraba WhatsApp por la friolera de 19.000 millones, compra a la que habría que añadir los 110 millones de multa que les acaba de imponer en Mayo de 2017 la Comisión Europea, por haberles ocultado que ya disponían de los mecanismos necesarios para unir los datos de la aplicación de mensajería con los de su red social, algo de lo que ya os hablamos en el artículo WhatsApp a fondo.

Aún teniendo en su poder a la reina de la mensajería instantánea Facebook seguía viendo como la mensajería efímera se le escapaba. En Mayo de 2014 cerraba Poke pero volvería a probar suerte lanzando en Junio del mismo año a su sustituta Slingshot, apuesta que tampoco triunfaría. Slingshot cerraría sus puertas en Diciembre de 2015.

Copiar en vez de crear es el camino

Si no puedes comprarle, cópiale

Tras dos apuestas por crear sus propias aplicaciones, y todavía faltaría una más, Facebook ve que el camino puede ser otro, en concreto el de copiar las funciones de más éxito de la competencia.

En Marzo de 2016 Facebook compra la aplicación Masquerade, una aplicación que tuvo unos meses de éxito fulgurante, permitiendo añadir en tiempo real máscaras y caras de otras personas a nuestras propias caras, dando el primer paso para enfrentarse a Snapchat.

Más llamativo sería cuando en Agosto de 2016 Instagram incorporaba las Instagram Stories, una copia nada disimulada de una de las funciones maś reconocibles de Snapchat, los vídeos efímeros. No haría falta mucho tiempo (Octubre 2016) para que, tras olvidarse la polémica sobre el derecho o no de Facebook a copiar esa función en Instagram, se conociera que las Instagram Stories ya tenían más usuarios que Snapchat, lo que fue un mazazo tremendo.

Snapchat no sería la única compañía que se enfrentaría a Facebook con filtros y otras funciones de por medio, y por ejemplo, en Noviembre de 2016, Facebook bloqueaba a Prisma el uso de sus filtros pictóricos en los vídeos de la red social.

Como habíamos dicho antes Poke y Slingshot no serían los únicos intentos de Facebook en las aplicaciones de mensajería efímera, y en Noviembre de 2016 aún probarían con el lanzamiento de Flash para mercados emergentes. Pero eso no haría que Facebook se desviara del objetivo que se había propuesto, ir incorporando en sus aplicaciones todas las funciones que haćian única a Snapchat.

En Febrero de 2017 Facebook presentaría en su propia aplicación móvil Facebook Stories (que no ha tenido mucho éxito), y en WhatsApp los nuevos estados que inicialmente sustituirían a los estados de toda la vida, aunque finalmente convivirían, y que viene a ser exactamente la misma función que ya había copiado en Instagram y Facebook. Además para rizar el rizo en Marzo de 2017 también incorporarían lo mismo en Facebook Messenger con el nombre de Messsenger Day.

En aproximadamente medio año Facebook había replicado en Instagram, Facebook, WhatsApp, y Facebook Messenger, todas sus aplicaciones que permiten conectar a sus usuarios entre ellos, una copia de lo más característico de Snapchat con mínimas diferencias. Y al igual que pasara cuando lo agregaron a Instagram, en pocos meses, Mayo de 2017, los nuevos estados de WhatsApp ya tenían más usuarios que todo Snapchat.

Snapchat, intentando capear la tormenta saliendo a bolsa

La salida a bolsa de Snapchat es una montaña rusa que sólo baja

El comienzo del año 2017 se presentaba por un lado preocupante para Snapchat por la competencia tan feroz de Facebook, pero también emocionante por sus proyectos.

El primero de ellos el accesorio “hipster” por antonomasia, las Snapchat Spectacles, o lo que es lo mismo, las gafas de Snapchat para hacer fotos y subirlas inmediatamente a su aplicación.

El segundo de ellos, más arriegado todavía, la preparación en Febrero de 2017 de la salida a bolsa de la compañía Snap, a pesar de que los números no invitaban a ser muy optimistas.

En Marzo de 2017 Snap salía a bolsa y a pesar de todos los temores ** lo hacía con un gran éxito inicial. Sin embargo poco duraría la alegría bajando casi a continuación un 12% de la valoración de las acciones.

Mientras el futuro de Snap en bolsa se mostraba incierto la guerra con Facebook seguía adelante y Snapchat intentaba reforzarse, primero con la compra en Abril de 2017 de una patente de filtros por ubicación, y segundo, haciendo en Mayo de 2017 algo que había sufrido en sus propias carnes hasta ahora, copiar a su enemigo, incluyendo entre varias novedades la función Loops, o lo que viene a ser lo mismo, algo muy similar a los vídeos en bucle que permite Boomerang en Instagram.

Snapchat está en un combate que no puede ganar

Cuando parecía que Snapchat podría coger aire llegaron dos golpes seguidos, ambos en este mes de Mayo de 2017, que han hecho que muchos nos preguntemos cuál es el futuro de la empresa.

El primero de ellos tiene que ver con el ámbito económico y su salida a bolsa a un precio que muchos han catalogado como inflado e incluso engañoso, con una burbuja que provocó que las acciones que inicialmente iban a salir a la venta a un precio de 14-16 $, esperando los inversores un precio final de 17-18 $, definitivamente se lanzaran por 24 $, alcanzando además un ŕecord de valoración de 27 $.

Desde ese día la burbuja se ha ido desinflando, pero con el anuncio de pérdidas por un importe de más de 2.000 millones en el primer trimestre de 2017 las acciones se han hundido un 20 %.

Y si encima le añadimos que Facebook no le da respiro, e Instagram acaba de copiarles otra función más con la integración de las máscaras de realidad aumentada (como las que adquirió también al comprar Masquerade), ya hay pocos motivos para considerar que Snapchat ofrece algo que no tenga alguna de las aplicaciones de Facebook. Y eso sin mencionar que la compañía de Menlo Park no es la única que les ha copiado características.

En definitiva. Es posible que Facebook hubiera terminado de expandirse de la misma forma, pero no podemos evitar el pensar que, tras aquel rechazo, Facebook se ha empeñado en demostrar que en realidad no necesitan a Snapchat para nada, salvo para copiarles sus mejores funciones **, mejorarlas si era posible, y crear aplicaciones que hagan que Snapchat vaya perdiendo relevancia.

Además hay que tener en cuenta que mientras Snapchat tiene 160 millones de usuarios activos, una aplicación con un volumen de usuarios mucho mayor, con que consiga que una de las funciones copiadas las use un porcentaje aceptable de su base de usuarios, ya la ha superado.

Instagram Stories 200 millones de usuarios, los nuevos estados de WhatsApp 175, Snapchat 160 millones

Ahora mismo, y de ahí viene el símil pugilístico, Snapchat empieza a recordar una película de Rocky Balboa, encajando golpe tras golpe, hasta hacernos pensar si en un futuro renunciarían a una próxima oferta como hace tres años y medio. Veremos con el tiempo si aguanta golpes hasta que pueda protagonizar una remontada milagrosa tipo Rocky, o termina como Apollo Creed.

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.