RealDroidES

Carne de Clickbait: Limonada espacial para un SEO sano y rocoso

 

Hoy os traemos algo distinto a lo que hasta ahora hemos ido haciendo en el blog. Y es que en vez de un análisis de alguna aplicación, o una guía para sacarle el máximo provecho a un servicio, o un gadget, os traemos una nueva sección.

Con todos vosotros:

Carne de Clickbait

Precisamente por nuestro pasado compartido escribiendo en otros blogs, el pequeño equipo que formamos los editores/redactores/indesea… de RealDroidES, conocemos esa sensación cuando, tras haber revisado el texto (aunque siempre te dejes frases sin sentido), las faltas (aunque siempre te dejes algún atentado contra la RAE), y avisar de que tu artículo está listo para publicar (mientras te sientes el próximo Pulitzer), te dicen “Cambia el titular. Mejor pon éste que tiene más gancho”.

Es cierto que un buen titular atrae a lectores, y que los blogs, webs, etc, sea cual sea su temática, y la vida de los redactores, adquieren pleno sentido si sus contenidos llegan a alguien; si hay lectores, seguidores, fans, y te regalan yates (si no es mucho pedir). Que no creo ser el único que ha soñado con poder vivir de hacer algo que me gusta, escribir, sobre algo que me gusta, la tecnología.

Sin embargo cuando los ingresos, número de seguidores, etc se convierten en una obsesión, y el término “SEO”, el número de “clicks”, y el ser el primero en publicar empiezan a primar sobre la calidad, e incluso veracidad, de lo que se escribe, se puede entrar en una espiral que lleve a artículos vergonzosos protagonizados por titulares del tipo “… y no sabes lo que descubrió/lo que pasó después/te va a sorprender”, lo que se conoce como clickbait. Titulares que, a pesar de la saturación, siguen funcionando, pero que a mí me hacen pensar en Pedro Piqueras repitiendo “terrible, apocalíptico” (inserte aquí su “meme”).

La era del “clickbait” nos ha llevado a titulares cada vez más estrafalarios para conseguir visitas en artículos que a veces desmienten el propio titular

Lo peor es cuando el titular opta directamente por el sensacionalismo para atraer visitas, a veces incluso contradiciendo lo que se desarrolla en el cuerpo de la noticia.

En ocasiones se trata de algo “sutil”, dejando que el lector sea el que se cree sus propias expectativas. Estilo “la empresa X se pronuncia sobre su próximo terminal”, para después contar que la empresa simplemente ha dicho “todavía es pronto para hablar de especificaciones”. Vamos, que se ha pronunciado… pero no.

En otras, la peor variedad, es descarado, y en general termina con comentarios de lectores que se sienten estafados, víctimas de los pocos escrúpulos para conseguir visitas e ingresos publicitarios (y eso sin entrar en los artículos patrocinados que no indican que son patrocinados pero…).

Con titulares y a lo loco

Ejemplos hay muchos, pero ahora mismo me viene a la cabeza la noticia de cierto blog de tecnología, que titulaba aproximadamente “China confirma que la reproducción humana es posible en el espacio”. Una gran noticia con vistas a la futura exploración espacial, cuyos viajes duran bastante más que lo que se tarda en una escapadita a la playa.

Una gran noticia si no fuera porque después se desinflaba bastante cuando leías que lo que en realidad se había observado era la división inicial (en las primeras 96 horas) de células en embriones de ratón, y si acudías a la noticia original, explicaban que lo observado, llegando a la formación de blastocitos, supone un excelente primer paso, ya que en todos los experimentos anteriores ningún embrión había conseguido empezar a desarrollarse, pero aún quedaba mucho para poder hablar de la colonización humana del espacio.

De ahí a decir que la reproducción humana en el espacio es posible, como si pudiera pasar mañana, sin plantearse que pueda haber problemas en el desarrollo completo de un ser vivo complejo, había una distancia tan grande como las ganas de generar visitas.

Más reciente es otro artículo que titulaban en más de un blog de la siguiente forma “Científicos descubren como teletransportar limonada”, y donde lo más surrealista no era el titular sino que en el propio cuerpo de la noticia algunos aclararan que en realidad ni habían teletransportado nada, ni se obtenía limonada en otra localización, sino que simplemente se usaba un sistema que reconocía mediante sensores los colores y sabores, la información se enviaba por bluetooth a otra localización, y se intentaba recrear una coloración y sabor parecidos a base de añadir a un líquido determinados ingredientes.

Científicos descubren como teletransportar limonada, que ni teletransportan ni es limonada. En otro orden de cosas nadie sabe donde se ha teletransportado el whiskey desaparecido

Una búsqueda rápida te permitía ver el vídeo original del proyecto, titulado “virtual lemonade”, y otros medios habían titulado, mucho más acertadamente, Un grupo de científicos logra enviar sabores a través de bluetooth.

Entonces, ¿a qué venía un titular que después desmentían en la propia noticia?. Si Arguiñano prepara en televisión un souflé, y yo, intentando usar ingredientes similares, preparo un crimen culinario, ¿puedo escribir un artículo titulado “Descubro como teletransportar los platos de Arguiñano a mi cocina a través del televisor”?. Después podría aclarar en el artículo que no se ha teletransportado nada y que mi plato no merece llamarse souflé (y recomiendo no comerlo y prenderle fuego antes de que se reproduzca)… o ya decir que es una versión deconstruída… o que en la cámara de teletransporte entró una mosca y el ADN se ha recombinado… (para quien no sea tan frikie que busque “La mosca” de David Cronenberg).

Ironía, humor y un poco de información

Por todo ello Carnet de Clickbait surge para intentar traeros noticias de este mundillo con las que nos hemos partido el… que nos han llamado la atención casi más por su tratamiento que por su contenido, permitiéndonos no citar directamente los artículos alucinógenos (mirando por la salud de los lectores, y porque siempre me han dicho que está feo señalar con el dedo), pero sí los casos en que nos parezca más lógica la presentación de la noticia (si los hubiera).

Y todo ello pasado por nuestro particular punto de vista, con unas gotas de mala leche, intentando aportar algo de información útil (no prometemos nada) y sin creernos que creemos grandes artículos de opinión.

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.