RealDroidES

Cómo conservar los contactos, fotos, WhatsApp y PIN al cambiar tu Android

A veces, escribiendo artículos en blogs de tecnología, tendemos a olvidar que no sólo hay usuarios que seguramente nos puedan corregir en algún tema (no sólo en las faltas de ortografía), u otros que aunque estén aprendiendo ya tienen una base importante de conocimientos, por ejemplo en teléfonos móviles. Olvidamos que, aunque no suelen ser lectores de este tipo de blogs, hay muchos usuarios con dudas básicas; y todos conocemos a alguno.

Ya sea un amigo, familia, familia de amigos, etc, os sonará esa persona que cuando te ve dice “oye, ya que a ti se te dan bien esas cosas de los teléfonos, a ver si puedes echar un vistazo que es que voy a cambiar de móvil y…”. Para ellos va este artículo que les podéis hacer llegar cuando os pregunten (y de paso si conseguís que pierdan el miedo a la tecnología y empiecen a “investigar” todo lo que podrían hacer, mejor).

Como han cambiado los teléfonos (por ejemplo en Samsung)

La evolución de la gama Galaxy S. Gráfica por Juan Garzón/CNET

Para muchos lo que voy a explicar en este artículo puede sonar excesivamente sencillo, pero os sorprendería la cantidad de clientes que llegan a una tienda de telefonía absolutamente perdidos. Y entre todas las frases, dudas, y preguntas que más se repiten (aparte del “a ver qué me ofreces que si no me voy a otra compañía” como si los vendedores al salir de la tienda nos dirigiéramos a la siguiente reunión de la junta directiva de la empresa), las que van unidas a un cambio de teléfono son las más habituales. Y ya sea porque renuevan el teléfono, o porque han realizado una portabilidad entre operadores con un nuevo “cacharro”, hay preguntas básicas que una y otra vez surgen. A saber:

Los teléfonos de la agenda, ¿me quedo sin ellos?, ¿me los puedes pasar?.

¿Voy a perder todas las fotos que tengo?.

Pero yo tengo aquí todos los WhatsApp. ¿No me los puedes copiar?.

¿No vale el PIN de la otra tarjeta?. Pues vaya faena aprenderme otro.

Vamos a intentar responderlas centrándonos en esta ocasión en los teléfonos del robot verde (Android); y en cada caso voy a explicar la opción que me parece más sencilla y añadir si hay alternativas para que estrenes nuevo teléfono sin “perder” lo que tienes en el anterior ni la cabeza en el proceso.

Los contactos

Lo más sencillo, la “nube”:

Si tienes un teléfono Android, es un teléfono Google, y si es un teléfono Google, aunque no recibas correos electrónicos, o aunque tengas una cuenta de correo @hotmail, habrás tenido en algún momento que meter una cuenta tipo “loquesea@gmail.com, al menos para entrar a la tienda de aplicaciones y bajarte el WhatsApp. Así que espero que recuerdes esa cuenta y su contraseña, o al menos (aunque no es recomendable por seguridad) las tengas en algún papel apuntadas (si la cuenta te la creó el vendedor porque no sabes hacerlo pídele que te lo apunte). Si no, en el próximo teléfono tendrás que que volver a crear otra cuenta, mirar que el nombre no esté cogido, etc…

El caso es que, con la cuenta de “GMail”, cuando guardas tus contactos tienes la opción de guardarlos en esa cuenta y las ventajas son enormes:

En el próximo teléfono, con meter esa misma cuenta y su contraseña (por eso es importante que las sepas) se sincronizarán todos los contactos sin que tengas que hacer nada. Además así también puedes acceder desde el ordenador a la página http://contacts.google.com con la misma cuenta y contraseña de GMail pudiendo gestionar los contactos, añadir nuevos, editarlos o eliminarlos (y desde el ordenador con el teclado y la pantalla grande es más sencillo que desde la pantalla del móvil) para ver maś tarde como esos cambios aparecen en tu móvil automáticamente. Y como extra ya podréis decir “lo he guardado en la nube” porque es donde se guarda esa copia de seguridad (los servidores de Google).

Otras opciones. (Si no has guardado los contactos en la “nube”):

Antes de buscar una pared contra la que darte cabezazos vamos a comenzar por lo más básico, siempre puedes copiar los contactos a tu cuenta de GMail. Y si te preguntas por qué insisto tanto…

  • La tarjeta SIM: ¿Qué pasa si la tarjeta SIM falla? (típico letrero de “SIM no reconocida”). Además en la tarjeta SIM se puede guardar una agenda de tus contactos muy básica, sin fotos ni casi nada más que no sea nombre y número de teléfono (y si no recuerdo mal un sólo número por contacto, así que tendrás tres veces a “fulanito” si tienes su número de móvil, fijo y del trabajo.
  • La propia memoria del teléfono permite guardar una agenda más completa que la tarjeta SIM, con sus fotos de contacto, etc pero ¿y si un día el teléfono ya no enciende?.

cambiarmovil_003¿Qué te parece difícil?, ¿qué en la tienda no te han copiado los contactos?, ¿que compraste el nuevo teléfono por internet/teléfono y el mensajero te lo ha dado y ahora a ver cómo te las apañas?. Siempre tienes otra opción, crear una copia de la agenda en un archivo y mandarlo al teléfono nuevo ya sea copiandolo en la tarjeta de memoria, por Bluetooth (sí, es un archivo pequeño y es sólo uno), o incluso por el ordenador como las fotos.

Para ello iremos a la agenda de contactos y al entrar en el menú buscaremos las opciones Importar / Exportar (depende del teléfono pueden cambiar). Tanto con la opción “Exportar a archivo .vcf” como con “Compartir contactos visibles” estaremos creando un archivo llamado normalmente “contacts.vcf” que contiene toda nuestra agenda., sin embargo en el primer paso el archivo se creará sin más y se guardará en la memoria interna para hacer lo que queramos con él y en el segundo no sólo lo creará sino que te dará opción directamente de compartirlo mediante bluetooth (lo más sencillo para pasarlo al otro móvil), correo, etc. Evidentemente para enviar por bluetooth el archivo deberemos tenerlo activado en ambos teléfonos.

La mayoría de los nuevos teléfonos buscan si hay un archivo recibido con una agenda para importarlo automáticamente, pero si no se diera el caso es tan sencillo como desde dentro de los contactos buscar en el menú la opción “Importar de archivo .vcf” (o similar).

Las fotos

Una aclaración a algo que más de una vez me han preguntado. Las fotos no se guardan en la tarjeta SIM así que si sólo te han pasado la SIM de un teléfono a otro, no, no tienes las fotos en el nuevo. En la tarjeta SIM (la que lleva ese chip dorado y a veces recortamos porque los teléfonos nuevos necesitan tarjetas más pequeñas) sólo se guarda el número de teléfono y a veces la agenda de contactos de forma muy básica. Las fotos están en la memoria de tu teléfono (del propio aparato) o en una tarjeta de memoria extraíble (esas pequeñitas negras que se llaman microSD y que son tan fáciles de perder).

Lo más sencillo. De móvil a móvil pasando por el ordenador:

Puedes copiar esas fotos al ordenador conectando el teléfono con su cable, y del ordenador al nuevo teléfono de la misma forma (vamos, como si hubieras conectado un pendrive, o lo que llaman muchos “el pincho de memoria” o “pincho usb“), y así de paso tener una copia por si tu teléfono decide un día no encender más y darte un disgusto. Las fotos que has hecho con la cámara suelen estar dentro de una carpeta llamada “DCIM”. No te cortes y cópiala entera al ordenador. Las fotos y vídeos que has recibido por WhatsApp están en varias carpetas dentro de una que se llama… redoble de tambores… “Whatsapp”. Así que no te compliques y cópiala entera.

También es posible que tengas fotos en la tarjeta de memoria (busca dentro de ella la carpeta “DCIM”). Cambias la tarjeta de uno a otro si el nuevo admite tarjetas microSD y listo (aunque recomiendo hacer una copia en el ordenador por si un día la tarjeta decide pasar a mejor vida)

Otras opciones. La “nube”:

No, por Bluetooth “no se pueden pasar” todas las fotos y vídeos. Bueno, se puede, pero es tan lento que no te los van a pasar en la tienda por Bluetooth salvo que estés dispuesto a quedarte a dormir y recuerda que los vendedores también tienen vida. Por cierto, en más de una tienda los ordenadores están bloqueados por seguridad para no poder conectar pendrives, etc, así que es posible que no puedan tampoco conectar los teléfonos para pasar las fotos. Tendrás que hacerlo en tu casa.

Existen algunas aplicaciones como Dropbox o Google Fotos que te permiten que se vaya realizando una copia automática de las fotos y/o vídeos en “la nube” que realices, vamos, en internet, para después poder acceder a ellos desde cualquier móvil, ordenador, etc.

Ambas aplicaciones te preguntarán cuando las instales si quieres activar la subida de fotos automática y si deseas que se realice sólo cuando estés conectado a una red Wi-Fi para no gastar tu tarifa de datos. (Google Photos te pregunta cada vez que detecta una nueva carpeta con fotos si quieres que todas las que se guarden en esa carpeta se copien a la nube).

WhastApp (y sus conversaciones)

Yo, que soy de ir borrando conversaciones cuando pasa un tiempo, nunca entenderé muy bien esa costumbre de algunas personas de guardar las conversaciones (todas, las individuales, y las de grupo) de los últimos meses/años… primero porque dudo que vayan a leerlas de nuevo enteras, o al menos no todas, segundo porque es normal que el teléfono termine arrastrándose si vas almacenando todo eso en plan “síndrome de Diógenes digital”. Y si además tú teléfono es de los que hace tiempo se fabricaban justitos de memoria… normal que no te deje actualizar nada porque no te quede espacio.

Lo más sencillo. La “nube” (otra vez):

cambiarmovil_005Las últimas versiones de WhastsApp han incorporado una opción muy útil ya que permiten efectuar copias de las conversaciones en Google Drive, para lo que necesitaréis vuestra cuenta de GMail (¿véis por qué es importante que la recordéis?).

Para usar esa opción actualiza WhatsApp a la última versión y si al abrirlo no te salta automáticamente el aviso ve a

Ajustes -> Chats y Llamadas -> Copia de seguridad

Allí verás tanto la fecha de la última copia como las opciones para guardar las conversaciones y sus archivos en Google Drive, e incluso una casilla para seleccionar que se guarden también los vídeos, o una opción para que sólo se guarden las conversaciones cuando estás con una conexión Wi-Fi (para no agotar tu tarifa de datos).

Cuando instales WhatsApp en el nuevo teléfono te preguntará si has guardado anteriormente una copia de tus conversaciones en Google Drive, le dirás que sí, especificarás la misma cuenta de GMail y se buscará esa copia de las conversaciones para recuperarlas.

Otras opciones. De móvil a móvil pasando por el ordenador:

Si no has elegido que WhatsApp guarde una copia en Google Drive la aplicación guarda las conversaciones en la memoria de vuestro teléfono cada día de madrugada (aunque se puede forzar que haga una copia en cualquier momento pulsando el botón “Guardar”). ¿Dónde se guarda esa copia?, En una carpeta que se llama… (emoción, intriga, y si has leído el apartado de las fotos no destripes la sorpresa…) “Whatsapp”. Así que lo único que necesitáis es copiar esa carpeta entera al ordenador conectando el móvil con su cable USB como expliqué para copiar las fotos (también valdría a la tarjeta de memoria si la vas a pasar al nuevo teléfono), y de ahí al nuevo teléfono siempre antes de que le instaléis el WhatsApp y empecéis a mandar nuevos mensajes.

¿Y por qué siempre antes?. Porque si copiáis la carpeta entera al nuevo teléfono, cuando instaléis WhatsApp y lo abráis por primera vez leerá esa carpeta, os dirá que ha encontrado una copia de las conversaciones, preguntará si la queréis restaurar, y vosotros diréis que sí. Y ahí tendréis todas vuestras conversaciones en el nuevo teléfono.

¿Qué pasa si ya has instalado WhatsApp y empezado a hablar para contarles a todos que tienes nuevo teléfono?. Que deberás decidir entre borrar las nuevas conversaciones u olvidarte de las antiguas porque no hay forma de mezclarlas.

Os recuerdo también que WhatsApp no puede funcionar en dos teléfonos a la vez y si empezáis a hablar en el nuevo, en el antiguo cuando lo intentéis os saldrá un cartel diciendo que se ha iniciado en otro terminal.

Tarjeta SIM nueva = PIN nuevo

Cambiar de tarjeta SIM (la del chip dorado) es tener un nuevo PIN.

cambiarmovil_006Si cambias de compañía tendrás que cambiar de tarjeta sí o sí, y si renuevas el teléfono es posible que necesites una tarjeta más pequeña y si no te la pueden cortar te harán un duplicado, lo que significa tarjeta nueva y… sí, lo has adivinado, PIN nuevo escondido debajo de esa especie de “rasca y gana”.

Por desgracia, lo de aprender nuevos números, aunque sean de 4 cifras, suele resultar complicado cuando hemos memorizado otro hasta escribirlo automáticamente con los ojos cerrados y sin pensarlo; así que es probable que en vez de meter el nuevo PIN cuando el teléfono te lo pida te empeñes en meter el antiguo. Pero calma, que se puede cambiar en los ajustes de seguridad de Android donde la opción estará situada (casi siempre) en:

Ajustes -> Seguridad -> Bloqueo de tarjeta SIM -> Cambiar PIN de SIM

Cuando hayáis llegado ahí os pedirá el PIN actual (el que corresponde a esa nueva tarjeta que os han dado), y una vez introducido os pedirá dos veces el PIN nuevo que queréis dejar en esa tarjeta marcando el que lleváis toda la vida memorizando.

Soy consciente de que a pesar de haber intentado explicar todo de la manera más sencilla hay detalles que se pueden dar por sabidos, y si se entrara a fondo en cada uno de ellos en vez de un artículo largo estaríamos ante un libro de instrucciones… pero los libros de instrucciones sufren de un problema, que la gente no se los lee. Así que baste este artículo como introducción y si tenéis alguna duda, siempre podéis seguir preguntando pero sin que os suene todo a chino.


No, Samsung no patrocina el artículo, pero la foto de la evolución de una sola gama ilustra bastante bien la espiral de cambios de terminales cada vez en menos tiempo en que se encuentran inmersos los clientes.

Seth

Gatoflauta protestón incorregible, friki en mi tiempo libre, friki en mi tiempo ocupado, y a una cámara pegado. Android, privacidad, obsesiones tecnológicas y políticas, y escritura por desahogo. "Normal" sólo a veces.